RSS RSS Feed

El ajo, un alimento energético debido a su contenido en carbohidratos y proteínas

El ajo, un alimento energético debido a su contenido en carbohidratos y proteínas - Blog para Adelgazar

El ajo es una hortaliza con muchas propiedades medicinales. Se encuentran en una raíz bulbosa redondeada, formada por varios dientes de ajo envueltos en una capa fina o cascarilla. Son de pequeño tamaño y de color blanco o amarillento.

En el mercado podemos encontrar 3 tipos de ajo según su cubierta:

  • Ajo blanco o común. Es carnoso, la cascarilla que lo envuelve es de color blanco y tienen un aroma y sabor persistente.
  • Ajo rosado o morado. La cascarilla es rosada o violácea y es de menor tamaño que el ajo común.
  • Ajete o ajo tierno. Es la planta joven del ajo, que son tiernas.

Es un alimento energético debido a su contenido en carbohidratos y proteínas; 100g de ajo aportan alrededor de 114kcal, sin embargo, cuando lo utilizamos en la cocina las cantidades que empleamos en cada plato son pequeñas. Es rico en minerales entre los que destaca el manganeso, potasio, calcio y fósforo. Dentro de las vitaminas principalmente contiene vitamina B6 y C. También posee otros compuestos como aceites esenciales con compuestos sulfurados, aliína, quercetina, etc.

El ajo nos aporta muchos beneficios para la salud. Es un alimento que mejora la circulación sanguínea ya que fluidifica la sangre y además previene las enfermedades cardiovasculares.

Es diurético por lo que nos ayuda a eliminar los líquidos retenidos y a regular la tensión. También nos ayuda a eliminar las toxinas del organismo y depurarnos.

Es un estimulante del apetito, provocando un aumento de las secreciones digestivas y de la bilis, por tanto ayuda también a realizar mejor las digestiones.

Es antiparasitario y antibacteriano, por lo que ayuda a combatir y prevenir resfriados, procesos infecciosos, es buen expectorante, etc. También se utiliza sobre la piel precisamente por esta propiedad para desinfectar.

Según los estudios parece ser que también nos protege frente al cáncer gracias a la quercetina y otros antioxidantes que contiene.

Se utiliza en la cocina como condimento para dar aroma y sabor a los platos. Tiene un sabor picante. Puede consumirse crudo, asado, frito, cocido, etc. Se recomienda consumirlo crudo ya que cocinado pierde un 90% de sus propiedades.

Es un alimento que podemos encontrar en cualquier época del año ya que son bastante resistentes.

 

 

Noemí Rodríguez Palacios

Dietista de Adelgar

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

 

Puede dejar un comentario, o trackback desde su propio sitio.

Deja tu comentario