RSS RSS Feed

EMBARAZO SANO

EMBARAZO SANO - Blog para Adelgazar

Tener un hijo es la mayor ilusión para un gran número de parejas. Si además hablamos de un hijo biológico habrá que asumir una responsabilidad añadida, la de que la madre prepare su cuerpo para que el bebé nazca sano. Y, antes incluso, la pareja tendrá que valorar factores muy importantes que van a afectar a su fertilidad a la hora de poder concebir para no tener que recurrir al duro proceso de los tratamientos de fertilidad o de inseminación. Uno de los factores más importantes a tener en cuenta, o casi los que más, son la obesidad y el sobrepeso que se han convertido en una enfermedad que ya ha sido declarada como epidemia en los últimos años por la OMS y que además de ser uno de los factores de riesgo más importantes en múltiples enfermedades (cardiovasculares, diabetes, hipertensión, cáncer…), también están relacionadas con trastornos de la ovulación y alteraciones de la endocrinología reproductiva. Por ejemplo, y en el caso de los hombres hay estudios seminales que indican que cuanto más excedido está el peso, menos calidad tiene el esperma y por lo tanto menor probabilidad de fecundar al óvulo.

Es muy importante, si se puede planificar un embarazo, no solo para disfrutarlo, sino para minimizar cualquier posible riesgo, que consultes con tu ginecólogo las cantidades necesarias de ácido fólico que deberás tomar antes de quedarte embarazada y durante los primeros meses de embarazo o los que él estime oportuno, con el fin de prevenir los defectos congénitos relacionados con el cerebro y la médula espinal, llamados defectos del tubo neural; los más habituales son la espina bífida y la anencefalia.

También sería conveniente, unos meses antes, dejar de fumar y de consumir alcohol si se tiene alguno de estos hábitos, ya que fumar en la gestación puede causar síndrome de abstinencia en el recién nacido; también se asocia a partos prematuros, embarazos extrauterinos, abortos y muerte súbita del lactante. En cuanto al consumo de alcohol durante el embarazo afectará al cerebro del feto de forma permanente causándole daños de diverso alcance.

Ahora que ya estás preparada, podemos comenzar el maravilloso viaje que durará, aproximadamente, 40 semanas.

La ilusión de ser padres y el amor que se experimenta al ver a vuestro bebé os va a ayudar, sobre todo a la futura madre aunque el padre también los “sufrirá”, a superar los pequeños “inconvenientes” que se puedan presentar como, náuseas, fatiga, cambios en el estado emocional por la acción de las hormonas, etc…Intentad ser positivos porque el embarazo es una etapa única en vuestras vidas.

Durante esas 40 semanas a lo que más atención debes poner es a tener una buena alimentación, un buen descanso y a disfrutar de todo lo que te rodea, incluidos los cambios de tu cuerpo, hazte fotos que después te encantará ver.

Vamos a centrarnos ahora en la alimentación que es de vital importancia en todas las etapas de la vida pero a la que en este momento le debes prestar más atención que nunca ya que es la única forma de suministrar los nutrientes que necesitáis tu y el bebé.

La dieta deberá de ser equilibrada, siendo el 15-20% del aporte en forma de proteínas, el 25-30% de lípidos y un 50-55% de las necesidades serán cubiertas por hidratos de carbono; no olvides las cinco raciones diarias de frutas y verduras. Puedes consultar la pirámide de la alimentación en nuestra web para ver las raciones diarias que debes tomar de todos los alimentos.

Cuida mucho la hidratación; si beber agua es siempre muy importante ahora lo es más, para que todos los intercambios químicos que se producen en tu organismo se lleven a cabo de manera sencilla.

Disminuye o elimina de tu dieta, si puedes, el consumo de sal para paliar al máximo la retención de líquidos, inevitable durante el embarazo pero que se puede minimizar solo poniendo atención a estos sencillos consejos.

Asimismo, deberás evitar los fritos, los dulces y las bebidas excitantes como las que contengan cafeína, etc. Aunque si tienes costumbre de tomar café lo podrás hacer de forma moderada procurando que sea 100% Arábica, café-achicoria o café descafeinado. Ya sabes que el alcohol y el tabaco están totalmente desaconsejados.

Deberás tener mucha precaución con ciertos alimentos que pueden ser peligrosos para tu bebé como:

  • Los quesos frescos, artesanales o aquellos que contengan mohos ya que pueden contener una bacteria llamada listeria. Puedes tomar el queso fundido ya que la listeria no aguanta el calor.
  • Las carnes crudas, jamón serrano y embutidos sin ser previamente cocinados tampoco te están permitidos, ya que pueden contener el parásito responsable de la toxoplasmosis.
  • Las verduras y frutas que vayas o ingerir crudas las deberás lavar muy bien con lejía apta para alimentos y aclararlos bien debajo del grifo ya que también pueden ser otra fuente de infección por el toxoplasma.
  • Si tienes gato, no dejes durante este periodo que salga a la calle y delega a otra persona que haga la limpieza de su caja y que cuide de él porque son otro foco de contaminación de toxoplasmosis

Cocina los alimentos con cocción lenta y poca agua, y por supuesto con la tapa bien ajustada para que no se pierdan más nutrientes ni aromas; a la plancha, al vapor o al horno y recuerda desgrasar los guisos cuando se enfríen.

La distribución de las comidas será de 5 al día, al fraccionarlas en varias ingestas la asimilación de los nutrientes será mucho mejor y la acumulación lipídica será menor.

La media de incremento calórico en el requerimiento diario durante el embarazo es de entre 250-300 kcal.; esto, aún así, variará dependiendo del trimestre en que te encuentres de gestación, tu actividad física y tu constitución.

Si necesitas ayuda para confeccionar tu dieta recuerda que la doctora de Clinica Adelgar y su equipo de dietistas que tienen sobrada experiencia en la elaboración de dietas para mujeres gestantes y lactantes están para ayudarte como ya lo han hecho en cientos de ocasiones.

Si sigues estas recomendaciones el aumento de peso en el primer trimestre será escaso e incluso, a veces, nulo; y si tienes trastornos digestivos y vómitos puedes perder hasta 1 ó 2 kilos. De los 3 a los 6 meses de embarazo se suelen ganar unos 6 kilos de los cuales 2 corresponden al feto y 4 a la madre de los cuales estarán distribuidos en agua y reservas de grasa, necesaria  para cubrir necesidades como la elaboración de la leche. Durante el tercer trimestre el tejido adiposo, en principio, no aumenta más. La ganancia de peso va a parar casi exclusivamente al feto y será  alrededor de 1 kilo al mes. El aumento total medio será de unos 9 kilos y podrá variar entre 7 y 12 según la dieta, reservas y corpulencia de la embarazada.

Como ves no hay que comer por dos pero tampoco es el momento de hacer una dieta restrictiva pro el miedo a “engordar”; si aumentas de peso paulatinamente y tal como te hemos indicado, estarás evitando las estrías y a los pocos días del parto estarás otra vez poniéndote tu ropa de antes del embarazo. En cuanto a las estrías, no olvides ponerte un aceite vegetal, no mineral; recuerda que tu hijo también se alimenta a través de tu piel, nuestro órgano más grande; puedes utilizar de Argán o de almendras.

Si hicieras dieta durante el embarazo para “adelgazar” estarías corriendo el riesgo de tener un bebé de bajo peso, esto le podría ocasionar serios problemas, entre otros el riesgo de padecer obesidad ya que una mala nutrición durante el periodo de gestación podría estar relacionada con el desarrollo de un mayor número de “genes ahorradores” que serán los causantes en la edad adulta de almacenar más reservas de grasa de las aconsejables.

EMBARAZO SANO - Blog para Adelgazar

Estar embarazada tampoco es excusa para dejar de hacer ejercicio físico, todo lo contrario, ya que sus ventajas en esta etapa son múltiples: ayuda a mantener el peso correcto, mejora el sistema cardiovascular y libera endorfinas. El ejercicio más recomendable sería caminar al menos una hora a buen ritmo. Aunque puedes elegir el que más te guste y siempre adaptado a tu estado.

Comparte con tu pareja, parte igualmente importante al 50 por ciento de este viaje a la vida, cualquier duda o temor; seguro que hablarlo y conocer su opinión hará que todo te parezca mucho más sencillo. Tú tienes el “privilegio” de “llevar” a vuestro bebé pero hablarle juntos, ponerle música, bailar, le va a beneficiar en su desarrollo.

Ya falta menos para el gran día y vas a comenzar tus clases de preparación al parto; intenta ajustar los días a las agendas de los dos, recuerda que estar juntos en esta experiencia maravillosa lo hará todo más sencillo y bonito y los momentos que viváis juntos serán después motivo de grandes risas y diversión entre vosotros y con vuestro hijo cuando llegue el momento.

Como técnica complementaria te puede ser de gran ayuda hacer sesiones de masaje Metamórfico. En esta etapa la madre y el niño sois uno y las sesiones pueden permitir que el embrión libere tensiones vividas durante la concepción. Tú también te beneficias del masaje si lo recibes con regularidad durante el embarazo mejorándote los calambres y los estados depresivos. También te hará sentir más liberada de las preocupaciones incluyendo el posible miedo al parto.

Puede dejar un comentario, o trackback desde su propio sitio.

Deja tu comentario