• Adelgar en Facebook Adelgar en Twitter Adelgar en Google Plus Adelgar en Youtube
  • Contactar con Adelgar

Hilos tensores

La técnica de los hilos tensores permite lograr, sin ningún tipo de cirugía, anestesia, cortes, suturas, un rejuvenecimiento del rostro, cuello y cuerpo, preservando los rasgos y las características naturales de cada persona. Constituyen sin duda un excelente tratamiento que facilita la recuperación inmediata de la tensión de los tejidos con resultados a largo plazo.

Los hilos tensores mejoran el contorno del rostro, realzan pómulos y glúteos para todas aquellas personas que no desean visitar al quirófano puesto que no implican cirugía, postoperatorio doloroso o necesidad de parar las actividades cotidianas para la recuperación. Los hilos tensores constituyen una técnica no invasiva para verse y sentirse mejor, contribuyen a corregir las secuelas del paso del tiempo, recuperar la tonicidad de los tejidos. Se trata de recurrir a unos hilos especiales y muy finos que se introducen bajo la piel con una aguja guía para tensar y devolver a su sitio el tejido que se ha descolgado por el paso del tiempo.

Cada hilo tensor está provisto de pequeñas espículas que son la característica esencial que les permite anclarse en el tejido celular subcutáneo. Los hilos tensores o reafirmantes que se utilizan son de polipropileno, un material perfectamente biocompatible con el cuerpo humano, que incluso se utiliza para otras intervenciones cardiovasculares y oftalmológicas (los hilos tensores pueden no estar indicados como técnica exclusiva de rejuvenecimiento en aquellas personas con marcados signos de envejecimiento en la piel y arrugas).

Cabe señalar que puede existir un riesgo mínimo de enrojecimiento e inflamación. Los cambios definitivos se aprecian dos a tres meses después de la intervención.

<