Síguenos en las principales redes sociales

El rábano

El rábano - Adelgar

El rábano pertenece a la familia de las Brasicáceas y recibe el nombre científico de Raphanus sativus. Es una planta de raíz comestible, gruesa y carnosa, muy variable en cuanto a forma y tamaño, y cuya piel puede ser roja, rosada, blanca, pardo-oscura o manchada de diversos colores.

Tiene ocho variedades aunque las más comunes son el rábano chino, japonés o daikon; los rabanitos y el rábano negro; ésta última la más utilizada para fines medicinales debido a sus incontables propiedades terapéuticas.

Aunque aún no hay datos concluyentes todo apunta a que el origen del rábano se sitúa en Asia, concretamente en China, donde desde hace varios miles de años se prescriben preparaciones para el tratamiento de la diarrea, fiebre, desordenes digestivos, infecciones intestinales, úlceras o flatulencias.

El rábano es una de las hortalizas con mayor contenido acuoso, aproximadamente un 95% de su peso. Además contiene vitaminas, minerales y fitoquímicos que le confieren propiedades. Es rico en vitamina C con capacidad antioxidante por lo que es capaz de prevenir la aparición de dolencias e interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos. Favorece la absorción de hierro, así como la resistencia a las infecciones; también es rico en folatos, que participan en la síntesis del material genético y en la formación de anticuerpos, y colabora en la producción de glóbulos.

En cuanto a su contenido mineral es rico en potasio, necesario para la generación y transmisión del impulso nervioso y para la actividad muscular normal; y en yodo, indispensable para el buen funcionamiento de la tiroides. También contiene calcio, fósforo, hierro, magnesio y azufre, este último le confiere su sabor picante.

Además contiene aminoácidos y fibra que previene o mejora el estreñimiento, ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre y favorece el adecuado control de la glucemia.

También contiene compuestos orgánicos azufrados como el rafanol y la rafanina con propiedades antibióticas, antivíricas e inmunoestimulantes.

Pero si por algo destacan los rábanos es por su riqueza en una serie de sustancias fitoquímicas de gran eficacia para el mantenimiento de la salud conocidas como glucosinolatos, isotiocianatos e indoles. Los primeros son sustancias aromáticas picantes a las que se le reconocen efectos anticancerígenos y capacidad para eliminar del organismo microorganismos nocivos o indeseables; de éstos liberan los isotiocianatos, a los que se les considera agentes quimiopreventivos, y los indoles que favorecen la desintoxicación del organismo.

Lina Mª Ramírez González
Dietista en Prácticas en Adelgar
Técnico Superior en Dietética

Lina Mª Ramírez González

Deja un comentario

Debes entrar como usuario para publicar un comentario.