Alimentos de verano

En verano necesitamos menos calorías, ya que estas aumentan el metabolismo y por tanto el calor corporal.Los alimentos tienen su temporada y dicha temporada es la más adecuada para consumirlos, ya que presentan mejores propiedades nutricionales y mejor sabor.En el verano nuestro organismo necesita  mas agua debido a  las altas temperaturas por ello es evidente que la primera regla a seguir es el aumento del consumo de líquidos.

También podemos obtener agua de alimentos muy ricos en ella, como por ejemplo las frutas. Además nos van a aportar vitaminas, sales minerales y otras sustancias antioxidantes que permiten combatir el efecto dañino de los rayos del sol sobre nuestra piel. Son muy ricas en antioxidantes las ciruelas, los melocotones, las cerezas y los albaricoques. El melón y la sandia además de ser muy ricos en agua contienen también antioxidantes.En la huerta encontraremos en su mejor momento los tomates maduros, muy ricos en licopeno, un carotenoide que previene el cáncer de próstata. También los pimientos muy ricos en vitamina C  y los pepinos, calabacines, berenjenas, etc. con importante contenido de vitaminas y muy pocas calorías.
De los lácteos destaca el yogur, ya que al tomarlo frío resulta mas refrescante que otros lácteos y nos aportara proteínas, calcio y bacterias beneficiosas para prevenir las diarreas estivales.
Entre los pescados cabe destacar el bonito, este pescado azul tiene su temporada en verano y lo encontraremos con mejor sabor.
Debemos procurar que la dieta sea más digestiva para evitar que la digestión se alargue bajo el calor, por tanto debemos tomar frutas y verduras, que tienen poco aporte calórico y vitaminas y minerales para combatir mejor el calor.
Debemos recordar también que en verano aumentan los casos de toxiinfecciones alimentarias pues las altas temperaturas favorecen el crecimiento microbiano. Debemos cocinar bien carnes y pescados, conservar los alimentos cocinados en la nevera, lavarnos bien las manos, utensilios y superficies de la cocina y por supuesto no consumir platos con salsas que incluyan huevos crudos, si no se esta seguro de su frescura.
En resumen la dieta del verano debe ser con pocas calorías, mucho agua, muchas vitaminas, minerales y antioxidantes y digestiva.

Noelia Martín Sánchez
Técnico Especialista en Dietética y Nutrición