Chat with us, powered by LiveChat

Las barritas energéticas son alimentos diseñados para reemplazar una comida, con un aporte reducido en calorías, pero aportan los nutrientes necesarios que necesita nuestro organismo.
Los hidratos de carbono son el ingrediente principal de estos productos, además de contener minerales y vitaminas esenciales, así como proteínas y grasas.
En los últimos años la industria alimentaria esta lanzando al mercado cada vez mas este tipo de productos, esto es debido al estilo de vida de las sociedades modernas, ya que disponemos de menos tiempo para preparar comidas y cuidarnos, pero estamos preocupados por el sobrepeso y la obesidad y queremos estar delgados y sentirnos bien, con lo cual estos productos nos ofrecen una alternativa muy fácil y cómoda. Suelen ser consumidos por personas que van al gimnasio, que comen fuera de casa o que comen en el trabajo.
Debido al aumento de estos productos y a la gran variedad que existe, a veces no es tan sencillo identificar los que realmente sirven para sustituir una comida, por ello tenemos que tener mucho cuidado. En el año 1996 la Unión Europea decidió regular este tipo de alimentos enmarcándolos dentro del grupo de “preparados alimenticios para regimenes dietéticos o especiales”, el objetivo principal de la reglamentación que se les aplica es garantizar que además del déficit energético aporten también una composición nutricional equilibrada que permita obtener los beneficios deseados sin que suponga ningún riesgo para la salud del consumidor.
Si nos preguntamos si es correcto que una barrita pueda sustituir una comida la respuesta seria que este tipo de productos puede tener todos los nutrientes necesarios para esa comida, con lo cual nutricionalmente seria correcto, pero una comida es mucho mas que la ingesta de nutrientes, es un acto social, gastronomito… con lo cual lo mas deseable es que se ingiera alimentos adecuados en dicha comida.
No debemos adquirir estos productos sin consultar con un dietista-nutricionista por dos motivos:
-porque se necesita estar prescrito dentro de un plan dietético concreto y controlado.
-porque muchos de estos productos no cubren las necesidades nutricionales de las comidas que se pretende sustituir.
Por todo ello lo ideal y más seguro es que si necesitamos perder peso o simplemente tener una buena alimentación deberíamos acudir a profesionales para que nos orienten y nos den alimentaciones adaptadas para cada tipo de persona y donde se incluyan alimentos ricos y variados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *