Llega el invierno y parece que no importa tanto cuidar nuestra piel como cuando estamos sufriendo el calor del sol todo el día. Sin embargo… ¡Nada más lejos de la realidad! Cuidar nuestra piel en invierno es realmente importante; algunos condicionantes como el frío intenso resecan nuestra piel, y el sol, sigue pegando igual que siempre. Así que ¿Qué os recomendamos? ¡Pues seguid leyendo nuestro post!

Sabemos que hay muchos tipos de personas, a algunas les gusta invertir más tiempo en cuidarse y a otras… ¡Pues no tanto! Así que no os preocupéis que hoy va a haber consejos para todos. Lo primero, como bien sabéis, es una muy buena higiene facial, lo segundo, una buena hidratación, y por último… esos truquitos que sólo os contamos nosotros. ¡Vamos a verlos todos!

  1. Hidrata la piel muy muy bien: El frío de invierno es un factor que favorece de forma tremenda la sequedad de la piel. Sobre todo porque además estamos pasando del frío al calor constantemente, y este cambio de temperatura constante es malísimo para la piel. Si te da pereza darte crema por la mañana y por la noche, al menos elige una cremita de día que tenga hidratación. Si quieres además que te ayude a quitar esas arruguitas de más acompáñala con algún factor rejuvenecedor, como la vitamina C.

2. Tu piel tiene que estar muy limpia. El mínimo de los cuidados es, al menos, mantener la piel limpia. Incluso aunque no te maquilles, recuerda que día a día sufrimos la contaminación en la piel de miles de factores. Existen hoy en día multitud de aguas micelares que son muy fáciles de utilizar. Además, es conveniente que al menos de vez en cuando acudas a hacerte una buena higiene facial profesional, en la que además te aconsejen sobre qué cremas utilizar según tu tipo de piel. En invierno, tienes que elegir una crema limpiadora suave que no acuse todavía más los estragos que los cambios de temperatura ocasionan en la piel.

3. Exfoliación: Para un extra de limpieza, exfolia tu piel al menos dos veces por semana. De esta forma removemos toda la suciedad acumulada en los poros. Además, eliminarás las pieles muertas de forma que tu piel respirara muchísimo mejor.

 

4. Cuida tu alimentación: Existen algunos alimentos, sobre todo los que son ricos en vitaminas A, B, C y E que nos ayudan a cuidar nuestra piel por dentro. Recuerda que nuestra piel no sólo tiene que cuidarse por fuera, al fin y al cabo es el órgano más grande de todos en nuestro cuerpo. Evita el alcohol y el tabaco (que reducen la vasculación de sangre por la piel) y sigue una alimentación saludable. Tu piel te lo agradecerá.

5. Bebe mucho agua: Sabemos que suena a tópico, pero es que es verdad. Es muy importante que tu piel esté hidratada tanto por fuera, con las cremas hidratantes, como por dentro. Beber agua no sólo ayuda a tu piel sino a tu salud en general, pero es que la piel no deja de ser un reflejo de cómo estamos por dentro. Así que ya sabes, a cuidarte.

6. Cuídate un poco y haz un tratamiento de belleza de vez en cuando. La piel te agradecerá también que pienses un poco más en tí. En clínicas como la nuestra, Adelgar, tenemos multitud de tratamientos altamente efectivos para tratar esas arruguillas que no te gustan, las manchas, o incluso la apariencia de la piel. ¿Por qué no nos llamas y pensamos cómo te podemos dejar todavía más guap@ de lo que eres? Si no te mimas tú… ¡No lo va a hacer nadie!