shutterstock_455274628

El albaricoque tiene su origen en las zonas templadas de Asia, aunque las primeras referencias que se tienen sobre su cultivo se remontan hacia el año 3.000 a.C. en China. Posteriormente los romanos lo introdujeron en Europa a través de la actual Armenia.

El mejor momento para consumir albaricoques es desde que la primavera llega a su fin hasta Septiembre, para así obtener todas las propiedades que estos nos aportan.

El albaricoque es una fruta con forma redondeada de color amarillento, con textura aterciopelada y con hueso en su interior. Su carne es jugosa, de sabor agradable y dulce, y dependiendo de la tonalidad de la piel nos indicará el grado de dulzor, cuanto más tire al anaranjado más dulce estará.

-Beneficios y propiedades:

– Son ricos en provitamina A, vitamina C y E  por lo que tienen acción antioxidante y retrasan la degeneración de células. También contienen vitamina B9 (ácido fólico) que ayuda a nuestro organismo a la creación de nuevas células, y vitamina B3 (niacina) que ayuda al buen funcionamiento del aparato digestivo y el sistema nervioso.

– Tienen gran contenido en potasio y un bajo contenido en sodio, lo que favorece a personas hipertensas permitiendo una mejor eliminación de líquidos.

– Posee sales minerales con acción alcalinizante, y selenio, un oligoelemento, que previene de enfermedades cardiovasculares.

– Su alto contenido en agua y fibra nos ayuda a mantenernos bien hidratados y a corregir el estreñimiento, favoreciendo el tránsito intestinal.

– Gracias al ácido málico y cítrico, se potencian los afectos de la vitamina C.

– Contienen minerales como el calcio, que favorece el buen estado de los huesos, y el buen funcionamiento de músculos y vasos sanguíneos. El fósforo, beneficioso junto con el calcio para la formación de huesos y dientes, y además para mantener el buen funcionamiento de riñones, corazón y sistema nervioso. Y el magnesio, que cuida de nuestro sistema inmunitario.

– Además, los albaricoques secos, tienen gran contenido en hierro, muy beneficioso para épocas de cansancio y para personas con anemia. También ayudan a la formación de fibras de colágeno y de elastina.

– Son ideales cuando se produce una bajada de defensas, para reforzar el sistema inmune.

Las variedades de albaricoques se diferencian entre sí por su tamaño, forma y aroma; así como por su procedencia. Algunas de las variedades que existen en España son: Canino, Nancy, Ginesta o Bulida.

 

Inmaculada Soto Pérez

Técnico Superior en Documentación Sanitaria de Adelgar