turronSe acerca la Navidad, por tanto se acerca el consumo de turrón, el dulce español mas internacional. Su origen no esta muy claro, se dice que en la época griega se preparaba una pasta de frutos secos y mieles como producto energético para los participantes en las Olimpiadas. El Consejo Regulador de la Indicaciones Geográficas Protegidas del Turrón de Jijona y Alicante reconoce que los árabes fueron los que introdujeron este dulce.

La Reglamentación Técnico-Sanitaria RD 1787/1982 define el turrón como:
“una masa obtenida por cocción de miel y azucares, con o sin clara de huevo o albúmina con incorporación posterior y amasado de almendras tostadas, peladas o con piel. La miel podrá ser sustituida total o parcialmente por azucares o sus derivados”. Esto solo lo cumplen los turrones de Alicante (almendras enteras) y Jijona (almendras molidas).


En la reglamentación se define también los turrones diversos como aquellos en los que las almendras pueden sustituirse total o parcialmente por cualquier fruto seco (avellanas, macadamia, nueces, piñones, pistachos, avellanas, etc.) pelado o con piel y por otros ingredientes (manteca de cacao, café, leche, nata, licor, fruta, etc.) que se incorpora a la masa.  En la reglamentación también dice que la calidad de los turrones blandos y duros depende del porcentaje mínimo de almendras: suprema 64% y 60%, extra  50% y 46%, estándar 44% y 40%, popular 30% y 34% respectivamente.

La composición nutricional del turrón es básicamente la de la almendra, ya que es el ingrediente mas abundante, rica en proteínas vegetales y grasas, de estas grasas el 33% son monoinsaturadas y el 9 % poliinsaturadas, mientras que el 4% son saturadas, por tanto tienen grasas cardiosaludables principalmente. Las almendras son ricas en ácidos grasos esenciales (linoleico y linolenico) que son imprescindibles para la formación de membranas celulares en particular las células nerviosas.

Además las almendras contienen minerales (fósforo, potasio, calcio, magnesio, zinc, selenio, hierro) y vitaminas (tiamina, niacina, vitamina E y folatos).también contienen un 14% de fibra. Por su parte el huevo (si lo contiene) aporta 7 de los 9 aminoácidos esenciales, con lo cual podemos decir que los turrones son un dulce muy completo nutricionalmente el único inconveniente es su gran valor energético, ya que una porción de turrón de 35 gramos (un trozo mediano) aporta 180 calorías, por tanto debemos consumirlos con moderación. Hay que tener cuidado con los turrones sin azúcar y leer atentamente el etiquetado con los ingredientes ya que muchas marcas sustituyen el azúcar por endulzantes bajos en calorías y otros lo cambian por fructosa  que tiene el mismo aporte energético que el azúcar, y muchas veces tienen un aporte energético similar, aumentando el contenido de grasas en detrimento de los azucares.
Por ello debemos tener cuidado con el consumo de estos dulces ya que normalmente no consumimos una porción, sino que solemos repetir o probar varios tipos, con lo cual aumentamos demasiado las calorías ingeridas, así que como decimos siempre a nuestros pacientes…!MODERACION!

Noelia Martín Sánchez
Técnico Especialista en Dietética y Nutrición