Con la llegada del calor  aumenta el volumen de nuestro cuerpo, tenemos más líquidos y es el momento adecuado para llevar a cabo una dieta depurativa para desintoxicar nuestro cuerpo y eliminar los líquidos sobrantes.
Como siempre una nutrición sana y equilibrada es la mejor herramienta para depurar de manera natural nuestro organismo y sin los efectos secundarios que pueden tener los medicamentos diuréticos. Debemos recordar que estos medicamentos deben ser siempre usados bajo prescripción médica ya que están indicados para el tratamiento de enfermedades renales y que dicha dieta depurativa debe estar estructurada por un dietista para primero depurarnos y más adelante mejorar nuestra alimentación.
Una mala alimentación va a sobrecargar nuestro organismo de sustancias toxicas que deben eliminarse, por tanto para facilitar esto debemos primero aumentar la cantidad de agua ingerida, para favorecer la expulsión de toxinas por los riñones y en segundo lugar debemos eliminar toxinas de nuestra alimentación como cafeína, alcohol, grasas animales, proteínas animales, azucares, harinas refinadas, alimentos procesados y lácteos principalmente. Nuestra alimentación se basara estos días en frutas y vegetales principalmente, ya que por su alto contenido en agua y sus propiedades fitoquímicas se aumenta la producción de orina y se favorece la función renal. Con llevar este tipo de alimentación unos días conseguiremos una “limpieza” total de nuestro organismo. Debemos también limitar el aporte de sal porque sino los riñones tendrán que trabajar mas para eliminarla y por tanto eliminaremos también alimentos que contengan mucha sal como los embutidos, conservas, ahumados, sopas preparadas, etc.
Tomaremos proteínas vegetales como soja, tofu y legumbres para completar nuestra alimentación. Para sacar el máximo partido a las frutas y verduras debemos seleccionar las de temporada como tomates, calabacines, pimientos, lechugas, sandia, melón, cerezas, etc. y por sus propiedades diuréticas elegiremos la lechuga, fresas, pepino, melón, alcachofas, espárragos y piña principalmente.
También podremos tomar infusiones diuréticas como el té y otras como el cardo mariano y  el boldo por ejemplo que además favorecen la función del hígado y  la vesícula biliar, los cuales participan también en la eliminación de toxinas.