Los hilos tensores conocidos también como hilos mágicos, es un tratamiento para reafirmar la piel, con el que conseguiremos un efecto lifting, preservando los rasgos y características naturales de cada persona, sin necesidad de ningún tipo de cirugía, cortes o suturas.

Este tratamiento es estimulador de colágeno y elastina, elementos que nos ayudan a reducir líneas, arrugas y pliegues, en el que se utilizan hilos totalmente biodegradables y reabsorbibles, que son introducidos bajo la piel a través de una aguja guía para tensar, recuperar la tonicidad de los tejidos y rejuvenecer la piel.

Es un tratamiento que se puede realizar tanto en el rostro (aplicando anestesia local en crema), como en el cuerpo (abdomen, cara interna de muslos, rodillas, cara interna de brazos y glúteos).

Las sesiones de hilos tensores duran aproximadamente una hora, dependiendo de la zona a tratar, y se puede hacer una cada 4 semanas. No existe un número determinado de sesiones necesarias, siempre dependerá de la necesidad de cada persona.

El efecto máximo se ve a los tres meses, que es cuando el mismo cuerpo reabsorbe los hilos.

La duración del efecto dura entre 12 y 18 meses aproximadamente, dependerá de la edad del paciente y de cómo cada piel vaya perdiendo ese colágeno y elastina. Para mayor durabilidad se recomienda hacer un retoque a los 6 meses.

Es muy común combinar este tipo de tratamiento con rellenos de ácido hialurónico, peelings, carboxiterapia, maderoterapia… como complemento para esta técnica de rejuvenecimiento con el fin de obtener mejores resultados.

Rara vez podemos encontrar efectos secundarios como inflamación, hematomas e infección.

 

El equipo Adelgar