La crioterapia es la utilización del frío con fines terapéuticos.  Éstos pueden ser muy variados, pero en lo referente a la pérdida de peso, lo que se persigue es estimular la función de regulación térmica del cerebro y desencadenar un proceso de lipólisis, es decir de consumo de grasa, para producir energía calorífica. Dicho proceso tendrá lugar de manera preferente en aquellas zonas donde se ha aplicado la crioterapia, que si bien son localizadas, serán relativamente amplias, para llegar a producir una respuesta por parte del sistema nervioso.

Esta es una de las diferencias con la criolipolisis, en la cual el estímulo frío actúa directamente sobre las células grasas y por tanto su aplicación es más restringida en cuanto a la superficie y la accesibilidad de las zonas a tratar. Como ventajas adicionales, la crioterapia produce una mejora en la tonificación de los tejidos, que a su vez implica una mayor reducción de volumen que si se pierde el mismo peso por otros métodos; también se estimula la circulación venosa, ayudando en aquella parte del peso que corresponda a la retención líquida; y, finalmente, se favorece el mantenimiento de los resultados porque la propia implicación de los centros termorreguladores incrementa el rendimiento metabólico…

En nuestra Clínica especializada Adelgar podemos asesorarle sobre cómo puede realizarse esta técnica. Con tan sólo una cita previa sin compromiso alguno.