Calabazas

La calabaza es una hortaliza, procedente de una planta trepadora de la familia de las cucurbitáceas (la calabacera). Existen de diferentes formas y colores, del verde al naranja, de corteza dura, y de pulpa anaranjada. Su recolección anuncia el cambio de estación, del verano al otoño.

 Su origen exacto es desconocido, pero se tienen referencias de su cultivo desde el año 5.000 a.C., en México, China o la India, donde se han descubierto instrumentos musicales fabricados con la corteza de esta hortaliza.

Su cultivo se extendió por la zona central de América, donde se consideraba uno de los alimentos básicos, junto con el maíz y los frijoles. Tras el descubrimiento de Indias, su cultivo se extendió por toda Europa, Asia y África.

 Aparte de sus beneficios, de los que hablaremos más adelante, cabe destacar sus múltiples usos:

– En la Edad Media, sus pepitas simulaban las cuentas del rosario en los monasterios.

– Los peregrinos del Camino de Santiago, utilizaban la corteza de la calabaza para almacenar agua o vino.

– En Europa fue utilizada como alimento para la ganadería por la facilidad de su cultivo.

– En Estados Unidos y  países del Reino Unido, se utilizaba por tradición como linternas para la festividad de Halloween, cuyo origen es  la leyenda irlandesa de Jack “el tacaño”, que con el tiempo se ha ido extendiendo por el resto de países del mundo.

 En la actualidad su uso es básicamente en la gastronomía para la preparación de sopas, cremas y purés, y en la ornamentación para la repostería, preparando cabello de ángel, con el que se rellenan diferentes pasteles, tartas y postres.

Las flores de la calabacera, de color naranja y de grandes dimensiones, se emplean también para la alimentación, como por ejemplo, rellenas de queso…

Las semillas son utilizadas para la elaboración de aceite y de pipas tostadas o saladas.

 Propiedades y beneficios:

  • Aporta vitaminas A, C y E (antioxidantes), vitamina B, y betacarotenos.
  • Contiene minerales tales como magnesio, fósforo, hierro, potasio y calcio.
  • Muy rica en fibra, por lo que es muy digestiva, ayuda contra el estreñimiento, y produce saciedad, a la vez que ayuda a mantener los niveles de glucosa en sangre.
  • Proporciona un alto contenido en agua, por lo que además es un alimento muy diurético, que ayuda a combatir la retención de líquidos.
  • Sus semillas son ricas en zinc, que ayuda a reforzar el sistema inmunitario, así como a eliminar parásitos intestinales.
  • Ayuda al correcto funcionamiento del tránsito intestinal, gracias a los mucílagos (fibra soluble, de naturaleza viscosa).
  • Posee bajo contenido calórico, y escasa cantidad de grasas e hidratos de carbono, por lo que su consumo es ideal en dietas de adelgazamiento.

 “Calabazas coloridas, en otoño recogidas”

El Equipo Adelgar