La fórmula para la pérdida de peso

La clave para perder peso no es probar todas las dietas populares del momento. La forma más inteligente de elaborar un plan nutricional con el que perder peso no conlleva comer gran cantidad de un tipo de alimento o pasar dos días bebiendo zumos caseros que prometen reducir centímetros de forma casi milagrosa. La fórmula mágica está en realizar sencillos ejercicios matemáticos para deshacernos de la grasa no deseada.

Conseguir un peso corporal en el que te sientas a gusto significa tener claro cuántas calorías necesita tu cuerpo cada día para funcionar a la perfección. Una vez tengas ese número en mente, perder peso y sentirse bien es más sencillo de lo que parece. Así que coge un bolígrafo y toma nota de lo que contamos aquí:

Paso 1:

Averiguar cuántas calorías estás consumiendo a diario para tener el peso actual. Solo tienes que anotar tu peso actual y multiplicarlo por 31 si no haces nada de ejercicio, 33 si te ejercitas 2-3 días a la semana o 36 si te calzas las zapas de deporte 5 o más veces a la semana. El número que obtengas es una idea muy aproximada de el número de calorías estás ingiriendo a diario.

Paso 2:

Réstale al resultado diario la ingesta de 500-1000 calorías. El resultado es el número de calorías ideal que deberías de consumir para adelgazar. Puedes crear el déficit calórico de tres formas:

  1. Comiendo entre 500 y 1000 calorías menos a diario.
  2. Quemando entre 500 y 1000 calorías cada día con ejercicio.
  3. O la opción más saludable, es combinar ambos métodos: comer entre 250 y 500 calorías menos y quemar lo mismo con ejercicio, por ejemplo.

¿Por qué no reducir más la ingesta calórica?

La mayoría de expertos están de acuerdo que perder 1 kilo a la semana es la forma más efectiva de eliminar la grasa y conseguir una correcta y duradera pérdida de peso. 500 gramos de grasa equivalen aproximadamente a 3.500 calorías, por lo que reduciendo la ingesta calórica entre 3.500 y 7.000 calorías cada semana, podemos garantizar la pérdida de 1 kilo a la semana.

Muy importante que tu ingesta calórica diaria no sea inferior a 1.200 calorías si eres mujer o 1.800 calorías si eres hombre. Comer menos puede suponer una grave pérdida de nutrientes.

Paso 3:

Recuerda que ejercicio no tiene porque ser meterse en un gimnasio. Si odias las pesas, correr o las clases colectivas, existen gran variedad de opciones que te pueden ayudar a deshacer esa grasa. A continuación te detallamos algunas formas de perder 100 calorías (en base a una persona de 68 kilos):

  1. Nadar o una clase de baile durante 15 minutos a una intensidad moderada.
  2. Caminar  a un paso de 3,5 kilómetros por hora, moviendo todo el cuerpo, durante 45 minutos.
  3. Un paseo casual de bicicleta o jugar con tus hijos durante 23 minutos.

Paso 4:

Repite el paso 1 cada semana para descubrir tu nuevo índice calórico. Puede sonar obvio, pero un montón de gente tiende a seguir el mismo plan dietético durante meses, e incluso años. Entonces es cuando surge la pregunta de ¿qué estoy haciendo mal? A medida que el cuerpo va perdiendo grasa requiere nuevas y diferentes necesidades nutricionales.

CONCLUSIÓN

A pesar de que los número y la teoría lo presentan sencillo, es complicado averiguar cuál es el plan nutricional adecuado para cada persona acorde a la ingesta calórica. Es fundamental realizar pruebas previas y no aventurarse a dietas milagro que lo único que hacen es dañar nuestra salud. Además, es fundamental variar el plan nutricional a medida que se consiguen los objetivos. Puede parecer complicado pero de la mano de especialistas nutricionales no solo se consigue hacer sencilla la pérdida de peso, sino también mantenerla en el tiempo.