Las algas marinas: La verdura del mar

Las algas siempre ha sido ingrediente muy importante en la la gastronomía asiática y en algunas zonas de Europa.

Estas plantas marinas están consideradas como “superalimentos” por sus propiedades antioxidantes, además nos aportan energía y no tienen un gran aporte calórico.

Aunque existen miles de especies de algas, solo unas pocas se comercializan para uso alimentario. Son ricas en vitaminas y minerales, como calcio, magnesio, hierro, fósforo o potasio. Además, algunas algas son ricas en proteínas, por lo que son una buena opción para los vegetarianos.

Beneficios de las algas de mar

Las algas son los vegetales más antiguos evolutivamente hablando y de ahí la gran riqueza de minerales que os aportan, no pudiendo compararse con ningún otro vegetal.

  • Son remineralizantes, lo que afecta directamente a nuestro sistema óseo y a la funcionalidad bioquímica general del organismo.
  • Las algas son ricas en minerales y vitaminas: A,C, D, E, B1, B2, fósforo, potasio (lo que da a las plantas su sabor salado y no el sodio), hierro, yodo, fibra, sodio y pequeñas cantidades de proteínas vegetales.
  • Estimulan el funcionamiento de la glándula tiroides y, por lo tanto, el metabolismo. Las personas con problemas de tiroides deberían evitar su consumo.
  • Tienen un gran poder alcalinizante, lo que ayuda a compensar la acidosis provocada por exceso en el consumo de carnes o alimentos procesados.
  • Mantienen la piel, el cabello y las uñas fuertes.
  • Son muy depurativas, limpian la sangre, estimulan el funcionamiento de los riñones e hígado, eliminan las toxinas y reducen la absorción de metales pesados. ¡Son un súper antioxidante!
  • Disuelven concentraciones de grasa y depósitos de mucosidades creadas por exceso en el consumo de lácteos

Dónde comprar las algas

Principalmente se pueden encontrar en herbolarios o en tiendas especializadas en alimentación ecológica o vegana. Pero ya se pueden comprar en la sección de frutas y verduras o de dietética de grandes centros comerciales. Principalmente se comercializan frescas, en conserva o deshidratadas.

Si con todo esto no os hemos convencido tenéis que ver este video sobre las algas marinas del programa de “El Comidista”, como las algas ¡No tiene desperdicio!