shutterstock_638134918

Después del verano, y tras la exposición de forma directa al sol durante muchas horas, la pigmentación de nuestra piel puede verse afectada dejando de ser uniforme y creando imperfecciones en las capas superiores de la misma.

La aparición de manchas solares indica que tu organismo está dispuesto a oscurecer el tono de tu piel, y el motivo por el que estas aparecen es porque cuanto mayor sea la exposición a los rayos UVA y UVB, mayor es la necesidad que nuestro cuerpo tiene de crear melanina.

Existe mayor probabilidad de que aparezcan lentigos solares en el rostro, los hombros o el escote, pero ninguna zona de nuestro cuerpo está a salvo si no tomas el sol en las horas y los tiempos adecuados para obtener todos sus beneficios.

Si no quieres consecuencias y que te aparezcan este tipo de machas, lo ideal sería cuidar tu piel durante todo el año. Pero una vez las manchas hayan aparecido, hay diferentes métodos estéticos para conseguir eliminarlas.

Cremas exfoliantes y tratamientos tópicos de uso doméstico.

Cremas despigmentantes, son las encargadas de aclarar las manchas más oscuras, y deben usarse durante un par de meses, siempre y cuando la piel no esté irritada, de lo contrario, deberíamos interrumpir el tratamiento, y volver a empezar cuando la piel esté reparada.

Peeling químico: Tratamiento de belleza que consiste en exfoliar capas superficiales de la piel con un agente químico. Según su acidez, actúan a mayor o menor profundidad de la epidermis, para renovar células muertas del rostro o del cuerpo, eliminar manchas solares o pequeñas arrugas faciales y corporales.

En Adelgar tenemos gran variedad de peelings, pero el PRX T-33 es un nuevo peeling bio-revitalizante que mejora el aspecto de la piel, penetrando en la dermis sin agredir a la epidermis.

Los rayos solares estimulan la creación de melanina en la piel cuyo objetivo es protegernos de los efectos nocivos de algunos rayos del sol; el precursor de la melanina es el aminoácido tirosina, pero un fallo puede provocar un apelmazamiento de melanina, creando manchas más oscuras (lentigos solares) o manchas más claras y difusas (melasmas). Muchas personas las confunden con las pecas, pero estas son más pequeñas y suelen ser congénitas.

Normalmente relacionamos las manchas de la piel con el daño solar y con el envejecimiento cutáneo, pero su aparición también puede tener que ver con alguna alteración del funcionamiento de nuestros órganos por carencias alimentarias o por el consumo de fármacos, o por productos de uso tópico que pueden facilitar su aparición.

Conocer el motivo por el cual aparecen las manchas en la piel, ya sea por las radiaciones solares, por uso de fármacos o por problemas internos de nuestros órganos, es muy importante a la hora de prevenirlas y de eliminarlas.

 Inmaculada Soto Pérez

Técnica Superior En Documentación Sanitaria de Adelgar