La uva es el fruto de la vid, en cuanto a su composición puede variar según sean blancas o negras. En general son ricas en hidratos de carbono, principalmente glucosa y fructosa. Es pobre en proteínas y lípidos, entre los minerales destaca el potasio aunque también contiene fósforo, calcio, magnesio, manganeso y cobre. Entre las vitaminas destaca el ácido fólico y la vitamina A aunque también contienen B1, B2, B3, B6 y vitamina C. Las uvas presentan un alto contenido en flavonoides, también contienen taninos y polifenoles. Sus virtudes terapéuticas son conocidas y aprovechadas desde la más remota antigüedad:
Los antocianos, taninos y polifenoles que contienen son poderosos antioxidantes, combaten los radicales libres y previenen los trastornos cardiovasculares, enfermedades degenerativas y hasta el cáncer. Por su contenido en Boro son adecuadas para prevenir la  osteoporosis, sobre todo durante el embarazo y la menopausia. Por su abundante contenido en fibra soluble, regulan la función intestinal, reduce los niveles de colesterol y previene enfermedades coronarias, bajan la glucosa en sangre y por tanto son adecuadas para diabéticos, y también pueden prevenir o tratar la obesidad y el cáncer de colon.
En 1992 los investigadores Siemann y Creasy descubrieron que la fitoalexina, que es una molécula que protege a las plantas de las enfermedades, y los antocianos, taninos y polifenoles, protegen de enfermedades coronarias y otras patologías relacionadas con el envejecimiento.

En 1997 John Pezzuto encontró que el “resveratrol”, una sustancia presente en las uvas, actúa como potente agente inhibidor del crecimiento de células tumorales en ratones. Recientemente, nuevos estudios han ampliado estas investigaciones y han descubierto que otro componente de la uva el “pterostilbeno” tiene propiedades antioxidantes superiores incluso al resveratrol.
Actualmente investigaciones del profesor Fulgencio Saura complementadas con el trabajo del doctor Franco Sánchez Franco han descubierto que la pasta de orujo de uva, es decir, lo que queda en las cubas tras obtener el mosto con que se elabora el vino y que esta compuesta por los restos de piel, semillas y raspón, constituye uno de los productos naturales con mayor capacidad antioxidante que se conoce. Han elaborado con dicha pasta una nueva fibra dietética que estará disponible en el mercado muy pronto y cuyas propiedades beneficiosas son mucho mayores que las fibras de cereales que actualmente se venden. Por tanto el dicho: “de la uva todo vale, ¡hasta el rabito!” (bueno para la memoria) es del todo cierto, comamos uvas.

Noelia Martín Sánchez
Técnico Especialista en Dietética y Nutrición

Compartir es ganar

¡Si te parece interesante la información de esta web, comparte y entra en el sorteo que tenemos para amigos!