noche-viejasugerencias-alimentacion-clinica-adelgar

Durante la nochebuena nos hemos reunido con nuestros familiares y hemos cenado y bebido más de lo habitual. Al igual que la comida del día siguiente, la comida de Navidad.

Aún nos queda la cena de nochevieja y la comida de año nuevo, en la cual también tendremos excesos. Solemos preparar muchos entrantes de embutidos, mariscos, quesos, patés, etc.; el plato principal, el postre y las copas. Al terminar nos sentimos muy hinchados y a rebosar de tanta comida. Vamos a dar algunos consejos para evitar que esto ocurra.

Debemos comer relajadamente y disfrutando de la compañía, de esta manera evitamos tragar aire que solamente nos producirá molestias digestivas, y a la vez daremos tiempo a nuestro cerebro de controlar la cantidad de comida que ingerimos. Se puede probar todo pero en pequeñas cantidades.

Podemos preparar menor cantidad de entrantes. No es necesario excedernos ya que si no después, no podremos con el resto del menú navideño.

En cuanto a los platos principales podemos comenzar con una ensalada y de segundo carne o pescado cocinados a la plancha, al horno, etc. siempre las formas de cocinado menos grasas. Evitemos salsas, fritos y rebozados que aportan mucha grasa.

De postre podemos tomar algún alimento que nos ayude en la digestión como por ejemplo la piña. Además nos aporta pocas calorías y también nos ayuda a eliminar los líquidos retenidos. Cualquier otro postre a base de fruta fresca nos aportará menos calorías que los turrones o pasteles y nos hará sentir más ligeros.

Durante la comida lo mejor es tomar agua en pequeñas cantidades o una copita de vino.

En la sobremesa es recomendable evitar las copas, una infusión digestiva nos puede venir bien y ayudar a sentirnos menos hinchados.

 

Noemí Rodríguez Palacios

Dietista de Adelgar

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

 

Compartir es ganar

¡Si te parece interesante la información de esta web, comparte y entra en el sorteo que tenemos para amigos!