Chat with us, powered by LiveChat
Las claves para diferenciar el sobrepeso y la retención de líquidos

Tú no eres la misma persona que hace una década y tu cuerpo tampoco. Nuestra figura va cambiando con el paso de los años. A la vez que quemamos etapas vitales, nuestro metabolismo cambia y lo que quizá antes parecía no engordarnos, ahora sí lo hace.

Estamos seguros de que hace unos años podías comerte una hamburguesa con extra de queso de un tirón y culminar con un helado XL y, a pesar de ello, tu barriga permanecía firme. Quizás ahora también puedas hacerlo, pero créenos, esto de adelgazar de forma rápida va a comenzar a cambiar a medida que te acerques a la barrera de los 30.

Muchos veinteañeros tienen una capacidad extraordinaria para mantener su peso sin grandes esfuerzos. Otros, sin embargo, tienen más dificultades para cuidar la línea y deshacerse de esos kilos de más. Lo cierto es que cada metabolismo es único y, definitivamente, la edad afecta a la acumulación de peso. ¡Vamos a verlo!

La adolescencia y la juventud: dos de las etapas más favorables para perder peso

Los últimos estudios que han analizado la obesidad y el sobrepeso en edades tempranas son alarmantes. En España alrededor del 20 % de los niños son obesos, una tendencia que va a continuar creciendo en el futuro. El problema general radica en que se siguen patrones de vida poco saludables basados en el sedentarismo y en una dieta desequilibrada donde los hidratos de carbono y las grasas procesadas son los reyes de la fiesta. Estos hábitos se prolongan en la adolescencia y la juventud, constituyendo un grave riesgo para la salud.

A pesar de ello, dietistas y nutricionistas afirman que la adolescencia y la juventud son las etapas vitales en las que resulta más fácil adelgazar y perder peso. ¿Por qué? Muy sencillo. Nuestro metabolismo funciona a mayor velocidad que en etapas más avanzadas de la edad adulta. El organismo viaja a mayores revoluciones, de hecho, en la mayoría de ocasiones todavía está en fases de desarrollo —los músculos y los huesos siguen creciendo—. Esto repercute en que el gasto calórico aumente y, por lo tanto, se queman grasas de forma más rápida.

Llegados a los 30 este proceso se ralentiza y comenzamos a perder masa muscular. Esta falta de músculo provoca que quememos menos calorías y que ganemos peso con más facilidad. También las hormonas entran en escena en la edad adulta acelerando o frenando los procesos de adelgazamiento. La ecuación es sencilla: cuanta menos energía gastes, menos calorías quemarás.

Consejos para cuidar tu peso y frenar la acumulación de kilos entre los 20 y los 30 años

La etapa de los 20 a los 30 es ideal para comenzar a tomarte tu alimentación en serio y poner en marcha hábitos de vida saludables. Piensa que lo que comemos hoy es lo que seremos mañana. Para ayudarte a mantener tu peso óptimo hemos recopilado estos 3 tips:

¿Qué causa la retención de líquidos?

  • 1 Aliméntate de forma sana y equilibrada

    Limita el consumo de comida rápida o procesada así como de refrescos azucarados si tu objetivo es adelgazar. Además, las frutas y las verduras deben formar parte de tu dieta sí o sí. Si te aburre consumirlas de la forma más tradicional, opta por preparaciones más divertidas y fáciles de preparar en ensaladas o a la plancha.

    Tampoco te olvides de incluir proteínas que te ayudarán a saciarte y a mantener la masa muscular. Y, por supuesto, bebe al menos 2 litros de agua al día. El agua te ayuda a mantener la piel hidratada, a evitar comer en exceso y a acelerar el metabolismo, manteniéndote lejos del sobrepeso.

  • 2. Levanta el trasero del sofá o del escritorio siempre que puedas

    Es cierto que desde los 20 a los 30 años pasamos mucho tiempo sentados para atender las obligaciones de estudio y trabajo. Pero para perder peso es clave hacer deporte. El ejercicio te ayudará a quemar calorías, así como a desarrollar y a preservar tu masa muscular para los años venideros.

  • 3 Descansa como tu cuerpo merece para evitar el sobrepeso

    Descansar es esencial. El estrés y dormir poco pueden llevarte a engordar y a ganar peso. Sí, sabemos que quedarte a ver un capítulo más de tu serie favorita por la noche es tentador. Pero no te estás haciendo ningún favor con ello porque te estás privando de horas de sueño. Dormir menos del tiempo necesario puede provocar el aumento de los niveles de leptina y ghrelina, dos hormonas encargadas de regular el apetito.

La juventud es una etapa fascinante y debes vivirla de la forma más plena posible. Si no te sientes a gusto con tu figura o sientes que el sobrepeso se ha adueñado de ti, te recomendamos que te pongas en manos de profesionales médicos de la nutrición y la dietética como Adelgar, la clínica de adelgazamiento líder en Madrid.

Analizaremos tu caso y te propondremos el tratamiento para adelgazar que mejor se adecúe a tus circunstancias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *