Chat with us, powered by LiveChat

Qué son los hilos tensores

El tratamiento de hilos tensores, también llamados hilos mágicos, o lifting japonés es un método no invasivo, a través del cual logramos un rejuvenecimiento de la cara, cuello o cuerpo, preservando los rasgos y las características naturales de cada persona.

La principal ventaja que conlleva es que no requiere cirugía, anestesia o suturas, por lo que facilita la recuperación inmediata de la tensión de los tejidos con resultados perdurables y naturales.

Con los  hilos tensores mejoramos el contorno del rostro, realzamos pómulos y glúteos sin recurrir a la cirugía, sin postoperatorio doloroso o necesidad de parar las actividades cotidianas para la recuperación.

A través del tratamiento con hilos tensores podemos conseguir:

  • Reafirmar el perfil del rostro y el cuello.
  • Difuminan las arrugas de la frente y/o líneas de expresión
  • Elevación de cejas y/o mejillas.
  • Elevación de glúteos, antebrazos y otras partes del cuerpo.
  • Disimulamos las arrugas localizadas en el contorno de los ojos
  • Mejoran el doble mentón.

Los hilos tensores nos permiten reafirmar y tonificar los tejidos devolviendo la vitalidad , contribuyen a corregir las secuelas del paso del tiempo.

Cómo se realiza la técnica de Hilos Tensores

Basta con introducir unos hilos especiales y muy finos bajo la piel mediante una pequeña punción prácticamente indolora a nivel intradérmico. El número de hilos es variable en función de la zona a tratar y del grado de flaccidez existente en la zona, el fin es conseguir un efecto lifting.

Cada hilo tensor está provisto de pequeñas espículas que son la característica esencial que les permite anclarse en el tejido celular subcutáneo.

Los hilos tensores son de un material perfectamente biocompatible con el cuerpo humano, que incluso se utiliza para intervenciones cardiovasculares y oftalmológicas.  Están fabricados con polidioxanona PDO, un compuesto no tóxico, hipoalergénico y apirógeno, totalmente asimilable por el organismo,

Algunas consideraciones si vamos a hacernos un tratamiento no invasivo con hilos tensores

  • Es un tratamiento que no precisa  preparación previa, solo es recomendable no haber tomado en los 5-7 días previos aspirina o antiinflamatorios que puedan favorecer el sangrado o la formación de hematomas.
  • Cabe señalar que puede existir un riesgo mínimo de enrojecimiento e inflamación. Los cambios se notan desde el primer mes y se aprecian perfectamente a los dos a tres meses después de la intervención. (Los efectos duran aproximadamente 18 meses)
  • Los hilos tensores pueden no estar indicados como técnica exclusiva de rejuvenecimiento en aquellas personas con marcados signos de envejecimiento en la piel y arrugas.
  • Es aconsejable ayudar al tratamiento con la toma por vía oral de unos suplementos alimenticios que el medico especialista indicara de forma individualizada en cada caso en función de las necesidades.

Cuidados tras el tratamiento con hilos tensores:

El personal médico aconsejará no lavarse la cara hasta después de 12 horas. No se puede hacer ejercicio durante los primeros días y deberá evitar la exposición al sol prolongada. En algunos casos, para calmar las ligeras molestias tras el tratamiento y minimizar la hinchazón, el especialista recomendará la aplicación de compresas frías en la zona tratada durante 24 horas.

 Efectos secundarios de los hilos tensores:

No existen efectos no deseados relevante. A lo sumo, la aparición de algún hematoma en la zona de punción, o de una discreta inflamación o pequeñas molestias en la zona tratada en los días siguientes al tratamiento que han sido descritos por todos los pacientes como leves y bien tolerados.

Es un producto muy seguro, sin riesgos de reacción alérgica ni de rechazo, ya que antes de emplearse en medicina estética.

¿Tienes alguna duda sobre el tratamiento con hilos tensores? Nosotros te la resolvemos. Contacta con nosotros a través de chat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *