Chat with us, powered by LiveChat

Con el paso de los años cada vez reímos menos, esto se debe a que en la edad adulta hay más problemas, obligaciones, el estrés de la vida diaria, etc. Sin embargo, la risa mejora nuestra salud y nos protege de enfermedades como la depresión.

La risa activa el sistema respiratorio, cardiovascular y neurológico, y se liberan endorfinas facilitando la vasodilatación de las arterias mejorando la circulación sanguínea y reduciendo la arteriosclerosis y la hipertensión.

Además cuando nos reímos la liberación de las endorfinas nos produce un estado de bienestar y optimismo, liberando tensiones y alejándonos de la depresión.

La risa aumenta los niveles del “colesterol bueno” y potencia la actividad de los linfocitos que actúan ayudando al sistema inmunológico. En las mujeres menopáusicas mejora también el impacto de los cambios hormonales.

Tiene efecto rejuvenecedor debido a que levanta nuestro ánimo y nuestro estado de salud. Estira los músculos de la cara tonificándolos, aparte de que aumenta la oxigenación de nuestra piel y tejidos.

Cuando nos reímos se ponen en marcha unos 400 músculos del organismo lo que ayuda a quemar calorías, la columna se estira, se estimula el bazo, se despejan los oídos y la nariz, los ojos se limpian y lubrican, el diafragma realiza movimientos que favorecen la digestión y la eliminación de toxinas, etc.

La risa nos hace ser más receptivos y ver el lado positivo de las cosas, reduciendo el estrés y aliviando los estados de desánimo. También ayuda en personas con insomnio facilitando el sueño y el descanso.

Pocas cosas son más placenteras que la risa y como hemos podido comprobar nos aporta grandes beneficios para la salud, por lo tanto…

¡A reír con ganas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *