Chat with us, powered by LiveChat

Cuando una persona realiza mucho ejercicio, y especialmente cuando una persona va a realizar una prueba deportiva, la alimentación puede y debe ser uno de sus aliados más potentes. Tendemos a pensar que una persona deportista tiene que comer de la misma forma, pero no es necesariamente cierto. Existen ciertas recomendaciones que pueden ayudar a mejorar nuestro rendimiento energético, y muy importante: existen ciertas recomendaciones que se hacen a deportistas, y que las personas que no lo somos no debemos de realizar.

Comer mayor cantidad de hidratos de carbono.

Cuando una persona va a realizar una prueba deportiva, es conveniente que incremente el glucógeno muscular. Esto le ayuda a no agotarse cuando está realizando ejercicio, y asegura un adecuado aporte de líquidos que facilitan la digestión. Esto es especialmente importante cuando vamos a realizar una prueba fuerte, como una maratón, porque nos ayuda a no sufrir una hipoglucemia durante la misma.

Sin embargo, y aunque los hidratos de carbono son un componente esencial en nuestra dieta, el resto de personas no debemos abusar de ellos como de ningún otro alimento. El truco, está siempre en tener una dieta variada que esté compuesta de todo tipo de alimentos saludables.

Evitar comidas ricas en fibra.

Los deportistas, especialmente antes de una prueba, tienden a evitar las proteínas porque de esta forma evitan posibles “sorpresas” gastrointestinales en la competición. Por ello también evitan las grasas.

Sin embargo, es sólo en esta ocasión cuando esto resulta de utilidad. El resto de las veces es importante que introduzcamos proteínas y fibra en nuestra dieta sin ningún miedo, pues son altamente recomendables no sólo para mantener una nutrición adecuada sino para eliminar líquidos y mantener una digestión saludable.

Tomar bebidas isotónicas.

Estas bebidas están pensadas por y para deportistas, sin embargo se han hecho muy populares entre los refrescos habituales que tomamos. Esto es importante evitarlo. Estas bebidas están muy bien para mantener el glucógeno muscular en pruebas deportivas, pero son muy perjudiciales el resto de ocasiones.

Contienen un alto porcentaje de azúcar, son excitantes, y tienen muy poco interés nutricional, es por eso importante que las evitemos y que incluso las eliminemos de nuestra dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *