La dermatitis es un proceso inflamatorio de la piel. Puede deberse a diferentes causas. Los síntomas son picores, enrojecimiento de la piel, ampollas, escamas, costras, etc.

Los tipos de dermatitis que existen son los siguientes:

  • Dermatitis por contacto. Se produce por contacto de la piel con una sustancia irritativa. Los síntomas que se producen son enrojecimiento de la piel, picor, ardor.
  • Dermatitis seborreica. Se produce en el cuero cabelludo o en zonas con pelo. Los síntomas son escamas blancas aceitosas.
  • Dermatitis atópica. Se produce picor e inflamación de la piel debido a factores externos y orgánicos.
  • Dermatitis eccematosa. Se produce sobre todo en personas con la piel muy seca. Se manifiesta con unas manchas rojas redondeadas con bastante picor.  A veces aparecen escamas o ampollas purulentas.
  • Dermatitis por estasis. Se debe a la mala circulación en las piernas y se manifiesta con escamas en la piel.

Las causas son diversas puede deberse a alergias por ingestión de ciertos alimentos o contacto con algunas sustancias como por ejemplo plantas, metales, geles, picaduras, etc. Abuso de alimentos, el estrés, el calor, la predisposición genética, etc.

Para el tratamiento se debe acudir al dermatólogo que determinará la causa y como tratarla. Normalmente pautan cremas con corticoides, inmunomoduladores tópicos y suavizantes de la piel. También se aconseja no utilizar productos químicos para lavar la piel, evitar cambios de temperatura bruscos y no lavarla o mojarla en exceso, especialmente con jabones y geles.

Al ser la piel, el órgano más grande de nuestro cuerpo y su barrera natural, también refleja cualquier alteración que esté ocurriendo en nuestro interior por lo que deberemos tener en cuenta como nos alimentamos, como están nuestras defensas, nuestro humor….. para mantener una piel sana y radiante.