El envejecimiento actínico de la piel, consecuencia de la exposición excesiva al sol da origen a las manchas por demasiada pigmentación. Solo a través de un tratamiento eficaz y que incida sobre el proceso de la melanogénesis es posible solucionarlas y así poderlas eliminar, recuperar la tersura y devolver la luminosidad a la piel.

Para obtener unos buenos resultados hay que proceder a la exploración de las manchas por diferentes medios (luz de Wood…), para poder hacer un estudio preciso y determinar así mismo el fototipo de piel del paciente.

Finalmente, diagnosticaremos si se trata de un melasma, cloasma, léntigo o mancha no melánica, es decir, manchas de una etiología variada y que pueden tener que ver con diversas causas de origen interno, como hormonales, etc…

Dependiendo del tipo de manchas que haya que tratar, se aplicará el tratamiento más adecuado para darles solución; lo que dependerá como hemos dicho de la etiología de la mancha, el fototipo de la piel, la extensión, cantidad y localización de las mismas.

Los tratamientos preventivos así como el uso de productos adecuados pueden evitar su aparición y por supuesto el cuidarnos la piel correctamente cuando estemos expuestos al sol.

Para saber qué tratamiento antimanchas es el adecuado para su piel consúltenos. En nuestra Clinica Adelgar le asesoraremos personalmente.