Falsos mitos alimentarios

¿No vives en Madrid?