Con la llegada del calor llega el consumo  de helados y  su oferta aumenta cada año, por lo que su elección  cada vez se hace más difícil.
Desde el punto de vista nutricional los helados contienen diversos ingredientes y por tanto nutrientes, dependiendo del tipo de helado. Según su composición se clasifican en:

  1. HELADOS DE AGUA: Contienen agua, azúcar, fruta y aditivos. Son los sorbetes, granizados y polos.
  2. HELADOS DE LECHE: Su componente principal es la leche u otro producto lácteo como la nata, mantequilla, yogur, etc. algunos polos o sorbetes también se elaboran con productos lácteos, por ejemplo el bombón helado, polos de leche, etc.
  3. HELADOS DE FRUTA: Llevan en su composición un 10% aproximadamente de fruta o zumo. También pueden llevar leche o crema, por ejemplo helado de leche con piña, helado de crema de fresas, etc. cuando el porcentaje de fruta es inferior al 10% se denominan helado “con sabor” al nombre de la fruta, lo mismo ocurre con sorbetes y granizados.
  4. HELADOS LIGTH: Se ha eliminado en parte o totalmente la grasa de su composición, pero esto no quiere decir que no tengan calorías, las calorías dependerán de los ingredientes que lleve el producto.
  5. HELADOS ESPECIALES: son helados en los que algún componente se sustituyó por otro, por ejemplo hay helados con leche de soja para los intolerantes a la lactosa o los helados para diabéticos,  en los que en lugar de sacarosa se emplean otros azucares como sorbitol, manitol, fructosa o edulcorantes artificiales. La mayoría de estos azucares contienen menos calorías y por tanto se emplean también en algunos helados dietéticos.
  6. HELADOS DE GRASA VEGETAL: Se cambia la grasa de la leche por otra de origen vegetal (colza, palma, coco…)
  7. HELADOS MANTECADOS: Se elaboran con huevo, azúcar y productos lácteos. La yema de huevo debe estar como mínimo en el 2% del helado.

Vistos los diferentes tipos de helados diremos que el valor calórico de los helados de leche es bastante superior al de los helados de agua. El componente nutritivo mayoritario de los helados son los hidratos de carbono, en los helados de leche predomina la lactosa y en el resto la sacarosa, derivados de almidón, fructosa, etc. El frío disminuye la percepción de los sabores y produce una ligera anestesia en las terminaciones gustativas por lo que se añade más cantidad de azúcar a los helados para así poder disfrutar al máximo de su sabor.
En cuanto a las proteínas se encuentran en mayor proporción en los helados que contienen leche o productos lácteos y en los helados de agua es muy escaso. La grasa procede normalmente de la leche o nata oscilando entre el 5 y el 15 %. Los helados  de crema contienen hasta tres veces más y los helados de agua no tienen grasa y por ello su valor calórico es mucho menor. Son fuente de vitaminas (A, B2, B12, B1, B3, D y Ácido Fólico) y de minerales (Calcio, Sodio, Magnesio, Potasio y Fósforo  entre otros), conteniendo unas u otras según los ingredientes del helado.

El excesivo consumo de helados esta directamente relacionado con el aumento de peso debido al elevado contenido calórico  que aportan  la mayoría de ellos. Los helados de leche o crema aportan bastantes grasas saturadas por tanto son perjudiciales en el caso de enfermedades cardiovasculares y circulatorias.
Siempre hemos oído decir que  los helados son digestivos, pero solo es así en el caso del helado de limón, ya que los cítricos  hacen que la vesícula trabaje mejor, el resto de los helados no aportan ningún beneficio digestivo, más bien al contrario si contienen mucha grasa. Tampoco quitan el apetito como se suele decir, si no al contrario,  ya que el frío estimula las papilas gustativas y los azucares estimulan la producción de insulina por el páncreas.
Hay que tener cuidado si tomamos helado muy frío, deprisa y mucha cantidad ya que en la primera fase de la digestión nos puede producir un corte de digestión o dolor de cabeza parecido al de una jaqueca, aunque el dolor de cabeza suele desparecer a los pocos minutos.
Por tanto y por todo lo mencionado elija el helado más adecuado para usted, por ejemplo si tiene sobrepeso light o de agua, si es diabético especial para diabéticos, si tiene alguna enfermedad cardiaca o circulatoria con grasas vegetales, etc.  Tenga en cuenta que también se pueden hacer helados caseros mas sanos con leche o yogur desnatado, compotas o zumos de frutas, con edulcorantes, etc. y por supuesto tómelo ocasionalmente, despacio y en cantidad moderada.